Download E-books La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada (Spanish Edition) PDF

Este libro excepcional reúne los angeles novela corta que le otorga su título y otros seis relatos más, de los que todos menos uno pertenecen a l. a. etapa de plena madurez del escritor. Fueron los años en los que Macondo le abrió las puertas del realismo mágico, donde l. a. realidad se expresa mediante fórmulas mágicas y legendarias y los milagros se insertan en los angeles vida cotidiana. los angeles cándida Eréndira y su abuela desalmada personifican los angeles inocencia y l. a. maldad, el amor y su perversión, y el relato recuerda al mismo tiempo las gestas medievales y los cantos provenzales o trovadorescos, aunque, como siempre, inmersos en ese mundo denso y frutal del Caribe americano. Estas siete narraciones no son ejercicios para conservar un estilo, ni muchísimo menos, sino siete exploraciones en el mundo definitivo que el escritor había conquistado de una vez por todas.

Show description

Read Online or Download La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada (Spanish Edition) PDF

Similar Literature books

Run

For the reason that their mother's demise, Tip and Teddy Doyle were raised through their loving, possessive, and bold father. because the former mayor of Boston, Bernard Doyle desires to see his sons in politics, a dream the lads have by no means shared. but if an issue in a dazzling New England storm from snow inadvertently factors an twist of fate that includes a stranger and her baby, all Bernard cares approximately is his skill to maintain his children—all his children—safe.

All the Stars in the Heavens: A Novel

Manhattan occasions BESTSELLERPeople's e-book of the WeekAnnual Library of Virginia Literary Awards Nominee for FictionAdriana Trigiani, the recent York instances bestselling writer of the blockbuster epic The Shoemaker's spouse, returns together with her largest and boldest novel but, a hypnotic story according to a real tale and jam-packed with her signature parts: relatives ties, artistry, romance, and event.

My Education: A Book of Dreams

With My schooling: A ebook of goals William S. Burroughs pushes on into new territory, once more committing the unspeakable crime of wondering the truth constitution. desires have continually been a wealthy resource of images in Burroughs' paintings. during this e-book they seem to be a direct and robust strength. 1000s of goals - excessive, shiny, visionary - shape the spiraling middle of a special and haunting trip into conception.

Malgudi Days (Penguin Classics)

4 gem stones, with new introductions, mark acclaimed Indian author R. okay. Narayan's centennialIntroducing this selection of tales, R. okay. Narayan describes how in India "the author has in simple terms to seem out of the window to select up a personality and thereby a narrative. " Composed of strong, magical photos of every kind of individuals, and comprising tales written over virtually 40 years, Malgudi Days presents Narayan's imaginary urban in complete colour, revealing the essence of India and of human adventure.

Additional resources for La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada (Spanish Edition)

Show sample text content

Entra —le dijo. Laura Farina se quedó maravillada en l. a. puerta de l. a. habitación: miles de billetes de Banco flotaban en el aire, aleteando como l. a. mariposa. Pero el senador apagó el ventilador, y los billetes se quedaron sin aire, y se posaron sobre las cosas del cuarto. — Ya ves —sonrió—, hasta los angeles mierda vuela. Laura Farina se despatchedó como en un taburete de escolar. Tenía l. a. piel lisa y tensa, con el mismo colour y los angeles misma densidad sunlight del petróleo crudo, y sus cabellos eran de crines de potranca y sus ojos inmensos eran más claros que los angeles luz. El senador siguió el hilo de su mirada y encontró al ultimate los angeles rosa percudida por el salitre. —Es una rosa —dijo. —Sí —dijo ella con un rastro de perplejidad—, las conocí en Riohacha. El senador se despatchedó en un catre de campaña, hablando de las rosas, mientras se desabotonaba l. a. camisa. Sobre el costado, donde él suponía que estaba el corazón dentro del pecho, tenía el tatuaje corsario de un corazón flechado. Tiró en el suelo l. a. camisa mojada y le pidió a Laura Farina que lo ayudara a quitarse las botas. Ella se arrodilló frente al catre. El senador los angeles siguió escrutando, pensativo, y mientras le zafaba los cordones se preguntó de cuál de los dos sería los angeles mala suerte de aquel encuentro. —Eres una criatura —dijo. —No crea —dijo ella—. Voy a cumplir 19 en abril. El senador se interesó. —Qué día. —El as soon as —dijo ella. El senador se sintió mejor. �Somos Aries», dijo. Y agregó sonriendo: —Es el signo de los angeles soledad. Laura Farina no le puso atención pues no sabía qué hacer con las botas. El senador, por su parte, no sabía qué hacer con Laura Farina, porque no estaba acostumbrado a los amores imprevistos, y además period consciente de que aquél tenía origen en los angeles indignidad. Sólo por ganar tiempo para pensar aprisionó a Laura Farina con las rodillas, l. a. abrazó por l. a. cintura y se tendió de espaldas en el catre. Entonces comprendió que ella estaba desnuda debajo del vestido, porque el cuerpo exhaló una fragancia oscura de animal de monte, pero tenía el corazón asustado y los angeles piel aturdida por un sudor glacial. —Nadie nos quiere —suspiró él. Laura Farina quiso decir algo, pero el aire sólo le alcanzaba para respirar. l. a. acostó a su lado para ayudarla, apagó l. a. luz, y el aposento quedó en los angeles penumbra de l. a. rosa. Ella se abandonó a los angeles misericordia de su destino. El senador los angeles acarició despacio, los angeles buscó con los angeles mano sin tocarla apenas, pero donde esperaba encontrarla tropezó con un estorbo de hierro. —¿Qué tienes ahí? —Un candado —dijo ella. —¡Qué disparate! —dijo el senador, furioso, y preguntó lo que sabía de sobra—: �Dónde está l. a. llave? Laura Farina respiró aliviada. —La tiene mi papá —contestó—. Me dijo que le dijera a usted que l. a. mande a buscar con un propio y que le mande con él un compromiso escrito de que le va a arreglar su situación. El senador se puso tenso. �Cabrón franchute», murmuró indignado. Luego cerró los ojos para relajarse, y se encontró consigo mismo en los angeles oscuridad. �Recuerda —recordó— que seas tú o sea otro cualquiera, estaréis muertos dentro de un tiempo muy breve, y que poco después no quedará de vosotros ni siquiera el nombre.

Rated 4.66 of 5 – based on 15 votes